APTITUDES Y ACTITUDES DEL OPERADOR DE SEGURIDAD

Cuando una empresa se decide a contratar un personal de Seguridad, lo hace porque necesita recursos (en este caso humanos) para poder desarrollar su actividad y recurre a los procesos de selección los cuales se desarrollan en dos fases:

1ª) La selección se hace en función de criterios objetivos (títulos, formación, experiencia…)
2ª) La selección se hace con criterios subjetivos (empatía, capacidad de trabajo…).
¿Y qué es lo que buscan las empresas en esas entrevistas? ¿Cuáles son esas actitudes laborales y aptitudes laborales que tenemos que tener, y sobre todo demostrar en las mismas? Son aptitudes profesionales que pueden ser muy útiles para conseguir o mejorar tu puesto de trabajo, así que espero que espero que estas habilidades profesionales y personales te sean de gran utilidad.

Las aptitudes más valoradas son:

Capacidad de iniciativa: La empresa cuando te contrate te indicará el trabajo que tienes que hacer, pero también querrá que aportes nuevas ideas, propuestas y sugerencias.

Adaptabilidad: Las empresas buscan perfiles profesionales que sean capaces de realizar funciones o tareas diferentes.

Capacidad para resolver problemas: Hay otras que frente aun problema son capaces de analizar la situación y tomar decisiones.

Trabajo en equipo: No es sólo hacer “tareas juntos”, sino que también se refiere a la capacidad de crear un buen ambiente de trabajo.

Versatilidad: No quiere decir que la persona tenga que estar especializada en un gran número de ramas o especialidades pero sí que tenga capacidad de trabajo en otras áreas.

Creatividad: La creatividad hace que una persona facilita la solución de problemas y promueve el rendimiento corporativo.

Liderazgo: El liderazgo y la capacidad de liderar equipos es una aptitud que tiene gran importancia y que debemos desarrollar.

Las actitudes laborales más valoradas son:

Seriedad: Ser responsables en nuestro trabajo

Empatía: No hace falta ser graciosos, pero sí que tenemos que tener habilidades sociales. Sonreír y mantener una actitud cordial es fundamental.

Implicación con la empresa o negocio: Conocer lo máximo posible la organización para la que se labora.

Personas poco problemáticas: Gran disponibilidad para el trabajo y la empresa, acompañará la organización en los momentos de crisis.

Actitud positiva: No sólo para el trabajo, si no para la vida en general.

Personas seguras de sí mismas: Transmitir confianza y seguridad par las personas que protege.

Lealtad: La lealtad es la capacidad que tiene una persona para ser parte de un equipo y mantenerse firme tanto en las adversidades como en los buenos momentos.

Honestidad: La honestidad es una actitud laboral muy valorada en la relación que se tiene entre empleado y empleador, para ayudar en la progresión que tengamos en la empresa.

Deja una respuesta